Tu PáginaTu Página

Pastores según mi corazón

Imagen JSF
Pastores según mi corazón

Los textos que iremos presentando versarán sobre la plenitud de vida que supone el sacerdocio

Es para mí una incomparable gracia poder compartir con vosotros le inmensa belleza del Evangelio del Señor Jesús y la insondable riqueza del ministerio pastoral.

Los textos que iremos presentando versarán sobre la plenitud de vida que supone el sacerdocio. Es plenitud porque Dios confiere a unos pobres hombres el don de anunciarles el Evangelio de la Gracia y la Salvación, como dice San Pablo. No, no hay belleza mayor que el de recibir de Dios, sin mérito alguno por nuestra parte, la misión de pastorear a sus ovejas.

Podemos imaginarnos el estupor de San Pedro, hombre débil donde los haya, cuando el Hijo de Dios le propuso pastorear sus ovejas (Jn 21,15…). Si, las suyas, las que Él había rescatado al precio de su sangre (1Pe 1,18). Claro que para estupores y asombros el de San Pablo. ¿Cuánto tiempo tardaría nuestro buen amigo en asimilar que Jesús se había fijado en él, el perseguidor, el inmisericorde, el soberbio y violento…? Este hombre vivió como nadie el perdón y amor del Señor Jesús. Le llegó tan a lo profundo de su alma su propuesta de pastorear a sus ovejas por la predicación del Evangelio que llegará a decir que todo lo que dejó por seguirle a Él no era una pérdida, sino una ganancia (Fl 3,7…).

Queridos amigos, los textos vocacionales que iremos exponiendo están escritos bajo el título “Pastores según mi corazón”. Esta es la promesa que Dios hizo a Israel por medio de Jeremías (Jr 3,15), promesa que alcanza su plenitud en Jesucristo y, por medio de Él, a sus pobres sacerdotes. Al ser así, ¿hay algo más bello y pleno que la vocación al sacerdocio?

Pd. El P. Antonio Pavía es autor de una veintena de libros de espiritualidad bíblica publicados en Editorial San Pablo y también en Buena Nueva. Es asimismo colaborador habitual de la revista sobre nueva evangelización llamada Buena Nueva
En nombre de Dios, Gracias

Por   P. Antonio Pavía/Tomás Cremades | Fuente: Misioneros Combonianos

Ver más artículos de Tu Página...