Mundo Misionero - MigranteMundo Misionero - Migrante

X CONAJUM - Congreso Nacional Juvenil Misionero

Imagen JSF
Una historia de aciertos y compromisos

Los diez Congresos Juveniles Misioneros hasta el momento organizados son un claro ejemplo de cómo las acciones de los hombres ayudan a transformar la realidad que vivimos. Y hablamos de la extensa organización que por más de 27 años han llevado a cabo la Dirección Nacional de OMPE en México, obispos, directores diocesanos, asesores y laicos, entre otros.
Los inicios de los Congresos Juveniles sólo se explican a partir del nacimiento de la Liga Misional Juvenil: en 1952 Mons. Escalante –un destacado misionero mexicano– funda la Liga Misional de Estudiantes, que sentó las bases para que en 1980 Mons. Enrique Mejía Razura constituyera lo que hoy es la Liga Misional Juvenil.

Cabezas en la historia del CONAJUM
Los principales precursores de los Congresos Juveniles Misioneros son, y siempre serán los jóvenes; sin embargo, su caminar, desde 1982, ha estado acompañado por los Directores Nacionales de OMPE que en su momento asumieron el cargo:

• Mons. Enrique Mejía Razura (1974-1990) organizó:
- 1º Tepatitlán, Jalisco.
- 2º Ciudad Victoria, Tamaulipas.
- 3º Durango, Durango.

• Pbro. Ricardo Colín Negrete (1990-1994) impulsó:
- 4º Veracruz, Veracruz.

• Mons. Jorge Arturo Mejía Flores (1994-2004) encabezó:
- 5º Monterrey, Nuevo León.
- 6º Torreón, Coahuila.
- 7º Oaxaca, Oaxaca.
- 8º Querétaro, Querétaro.

• Pbro. Guillermo Alberto Morales Martínez (2004-actualidad) ha llevado a cabo:
- 9º Guadalajara, Jalisco.
- 10º Tepic, Nayarit.

Dos secretarios generales:
• P. Lic. J. Manuel Cárdenas.
• P. Carlos Navarrete.

Y el cobijo de dos Obras Misionales, pues como sabemos los Congresos Nacionales Juveniles Misioneros pertenecieron en su momento a la Obra de San Pedro Apóstol, para después, vía estatutos, cambiar a la Obra Propagación de la Fe.


CONAJUM Guadalajara
La historia con nombres, fechas y lugares
Miles de jóvenes han desfilado por los CONAJUM’s, por ser el evento de mayor magnitud que organiza la Liga Misional Juvenil. Aquí una reseña de los congresos organizados:

1º Tepatitlán
Del 20 al 22 de agosto de 1982
“Con María, misioneros de Cristo”

Objetivo: presentar a los jóvenes a Cristo vivo, como único Salvador, para que evangelizados evangelicen y contribuyan con una respuesta de amor a Cristo, a la liberación integral del hombre y de la sociedad, llevando una vida de comunión y participación. (Puebla, n. 1166).
Conclusiones:
• Promoción de cursos de orientación vocacional misionera.
• Promoción de cursos de espiritualidad misionera.
• Promoción de Congresos Juveniles Misioneros Regionales.
• Formación de equipos diocesanos de animación misionera.
• Formación de grupos de la Liga Misional Juvenil.

2º Ciudad Victoria
Del 8 al 11 de agosto de 1985
“Joven, has encontrado a Cristo. ¡Anúncialo!”

Objetivo: promover, en forma organizada, la dimensión misionera bautismal de los jóvenes, para lograr eficazmente su participación en la animación, cooperación y actividad misionera de la Iglesia.
Conclusiones:
• Realizar encuentros y retiros juveniles misioneros.
• Dar a conocer las OMPE.
• Promover Congresos Misioneros Latinoamericanos.
• Intercambios misioneros entre grupos.

3º Durango
Del 11 al 14 de agosto de 1988
“Maria, Madre de Cristo, modelo de juventud misionera”

Objetivo: conscientizar a la juventud cristiana acerca de la urgente necesidad de abrirse al mundo.
Conclusiones:
• Impulsar la misión Ad Gentes entre los jóvenes.
• Promover cursos vocacionales misioneros.
• Promover Campos Misión nacional e internacionales.
• Promover la visita de misioneros a campos juveniles.

4º Veracruz
Del 8 al 11 de agosto de 1991
“Por una evangelización sin fronteras, juventud misionera”

Objetivo: dar una respuesta clara y evangélica a la misión y vocación de los jóvenes en la Iglesia y en el mundo.
Conclusiones:
• Impulsar el trabajo de las OMPE.
• Difundir campañas misioneras.
• Intercambio de servicios misioneros.
• Dar a conocer a los jóvenes la misión Ad Gentes.

5º Monterrey
Del 4 al 7 de agosto de 1994
“Juventud comprometida, consagra a la misión tu vida”

Objetivo: reavivar en los jóvenes, hombres y mujeres, de todo el país, el compromiso misionero para llevar el mensaje de la salvación a todas partes del mundo.
Conclusiones:
• Realizar pos-congresos misioneros diocesanos para transmitir a los demás jóvenes el crecimiento de la fe que en el congreso se vivió.
• Todos los grupos de apostolado que asistieron al V CONAJUM se comprometieron a infundir la espiritualidad y actividades del espíritu misionero con una dimensión universal y específicamente Ad Gentes, y procurar lo mismo fuera de los grupos.
• Permanecer en comunicación con el director diocesano de OMPE y/o asesor diocesano de la LMJ, a fin de tener mayor eficacia en las actividades misioneras.

6º Torreón
Del 31 de julio al 3 de agosto de 1997
“Joven de acción, haz de tu vida una misión”

Objetivo: que la juventud católica de México proclame a Jesucristo, vida y esperanza, a través de una fuerte animación y formación misioneras, por una Iglesia más evangelizada y misionera en el Jubileo del Año 2000; que los ayude a vivir plenamente su compromiso misionero por la salvación de todo el mundo.
Conclusiones:
• Cumplir con el compromiso de ser joven diocesano misionero Ad Gente hacia el tercer milenio.
• Compartir el mensaje misionero Ad Gentes y lo vivido en el congreso a grupos y parroquias, siendo misioneros en nuestros ambientes y comunidades, llevando el mensaje a todos los confines de la tierra, enviados también por nuestras diócesis.
• Tener más preparación misionera, difundir la actividad misionera Ad Gentes, promover el trabajo de las OMPE, realizar Campos Misión Ad Gentes, realizando pos-congresos juveniles misioneros en las parroquias y diócesis.

7º Oaxaca
Del 3 al 6 de agosto de 2000
“Juventud misionera, el Tercer Milenio espera”

Objetivo: propiciar que los jóvenes de México se encuentren con Cristo vivo por medio de un camino de conversión, comunión, solidaridad y fraternidad, para responder al compromiso bautismal que impulse su caminar misionero.
Conclusiones:
• Nos comprometemos a tener un espíritu misionero abierto y universal, y ser verdaderos misioneros en nuestros ambientes.
• Fomentar la animación misionera Ad Gentes en cada diócesis, por medio de pos-congresos, exposiciones y animaciones.
• Promover las vocaciones misioneras Ad Gentes en cada diócesis y en grupos de la LMJ.
• Seguir madurando en la formación para ser verdaderos jóvenes misioneros diocesanos Ad Gentes, y poder formar misionalmente a otros jóvenes.
• Aprovechar y promover las OMPE en las diócesis y consolidar los equipos diocesanos misioneros con su director diocesano de misiones.
• Promover los CONAJUM también en la Pastoral Juvenil y con todos los jóvenes de las diócesis participantes.
• Emitir un boletín bimestral oficial de formación y animación misionera de la juventud.

8º Querétaro
Del 31 de julio al 3 de agosto de 2003
“Joven del nuevo milenio, ¡sin miedo lleva al mundo el Evangelio!”

Objetivo: afrontar el reto del nuevo milenio en la Iglesia, involucrando a los fieles católicos de México; caminando con la esperanza de remar mar adentro a través de una fuerte animación y formación misioneras, para llevar el Evangelio principalmente a aquellos que no conocen a Cristo.
Conclusiones:
• Encontrarnos con Jesucristo vivo en una profunda transformación para comunicarlo a los demás.
• Vivir la espiritualidad para la misión.
• Exhortar a los jóvenes como protagonistas del plan misionero de Dios.
• Abrir la misión, la vida de la comunidad parroquial.
• La misión universal debe estar en manos de la Iglesia particular.
• Animar, formar y sostener la misión universal.

9º Guadalajara
Del 26 al 29 de julio de 2007
“Jóvenes de Jesucristo, discípulos y misioneros”

Objetivo: aprender a ser jóvenes discípulos, testigos y misioneros de Jesucristo, para que el mundo tenga vida en Él, por medio de una eficaz animación y formación misioneras.
Conclusiones:
• Nos comprometemos a afrontar nuestra realidad como jóvenes, dando testimonio valiente de nuestro ser cristiano y misionero, luchando contra las dificultades que encontramos para ser coherentes con nuestro valores evangélicos y colaborando con nuestros pastores, a fin de que aprecien la riqueza de nuestra juventud.
• Nos comprometemos a reconocer, con nuestras actitudes, el camino que ha hecho nuestra Iglesia en México, participando activa y responsablemente en nuestros grupos parroquiales y misioneros, aprovechando los servicios que la Iglesia nos puede brindar y sirviendo para que otros encuentren a Cristo, organizando pos-congresos, retiros, jornadas, y animaciones misioneras.
• Nos comprometemos a conocer mas a Jesús por medio de su Palabra, amarlo y seguirlo par predicar y dar testimonio de su Palabra, siendo sus mensajeros para aquellos que no lo conocen; aceptando su envío, siendo creativos y amenos en la transmisión del mensaje, determinando sitios prioritarios de evangelización, perdiendo el miedo para seguirlo, sabiendo que Él nos da la fuerza siempre, y cumpliendo su mandato misionero como jóvenes de Jesucristo, discípulos y misioneros.
• Nos comprometemos como jóvenes discípulos y misioneros a aceptar el milagro de la vida, y aceptamos la misericordia, el amor y el perdón de Dios para transmitirlo a los demás. Con la oración, contemplación, recibiendo a Jesús en la Eucaristía, nos dejaremos llenar por el Espíritu Santo para darlo a quien no goza de Él, proclamando a Cristo con valor y decisión, y como discípulos misioneros compartiremos la alegría de nuestra vida a otros jóvenes que no conocen a Cristo, quien es la solución a nuestros problemas.

CONAJUM:
oportunidad para trascender
“El éxito de los CONAJUM’s radica en el espíritu misional que infunden en los jóvenes y que, como tal, forma además todo un concepto vanguardista de evangelización, ya que los congresos están fundamentados en una metodología activa”, sostiene María Isabel Luna Pérez en su libro CONAJUM es vivir a Jesús Misionero. “Con ella los participantes aprenden y se vinculan con el entorno que los rodea. Porque el CONAJUM es la oportunidad que los jóvenes mexicanos tienen para encontrar una paz profunda, humana, espiritual y misional; ahí los jóvenes se sienten identificados, descubren y redescubren la importancia de estar “locos” por y para Cristo. Además, el congreso proporciona al joven el conocimiento de otros jóvenes que, como él, han sido ya movidos por el amor de Dios”.

Ver la Página Web: www.conajumtepic.org


Por  La Redacción

Ver más artículos de Mundo Misionero - Migrante...