FamiliaFamilia

Adicción a Internet

Imagen JSF
Fernando tiene 24 años y reconoce que desde hace tres, padece de Adicción a Internet.

Es que esta dependencia a estar conectado a la red es cada vez más un problema real en nuestro país, al igual que en el mundo.

La pregunta obligada: ¿Cuáles son los primeros síntomas en los que debemos fijarnos antes de desarrollar la adicción?

Es algo gradual, conforme pasa el tiempo en contacto con la computadora, te vas alejando de las relaciones familiares, comenta Fernando, quien reconoce que lo primero que hay que hacer para controlar la situación es darse cuenta que tienes una vida real. El primer paso es darse cuenta que tienes un problema y que estás sustituyendo actividades.

Y nos enumera otros síntomas: Otros de los síntomas son la alteración en las horas de sueño, por quedarse conectado muchas horas a Internet, y dificultad para desconectarse; olvidar tus tareas básicas e obligatorias, ya sea trabajo, escuela o familia.

Aunque él mismo asegura que es muy difícil salir del letargo emocional que provoca esta adicción, los padres tienen que tener la inteligencia para descubrirlo a tiempo para tratar de fomentar la relación familiar, haciendo deporte y fomentando las actividades físicas, aconseja Fernando.

Muchos padres de familia creen que lo que provoca Internet es adicción a los sitios pornográficos, pero Fernando aclara: La adicción puede ser de muchísimas cosas. Por ejemplo, el sentimiento de sentirse aceptado, ocultar la timidez, sentir que se necesita muchísima información. Todo esto se logra porque Internet es como una imitación del mundo real en el que puedes encontrar absolutamente de todo. Los hay desde adictos al correo electrónico, a los juegos a distancia, a los chats, a las compras. Es como algo que hace sentirse al usuario fuerte y sin barreras emocionales. De allí que muchas veces se sale de control y uno se empieza a olvidar de la realidad y de las relaciones reales.

Eso sí, él insiste en que no todo es negativo en Internet, pues reconoce que es una herramienta muy útil y eficaz que puede cubrir distancias imposibles de cubrir por otros medios.

¿Cómo evitar la adicción?

Los siguientes son algunos consejos que un ex adicto al Internet nos entrega:

Sugiero, para evitar la adicción, buscar algo concreto en Internet, mantener la computadora en un lugar abierto, que no se convierta en un objeto central de atención. Las horas de uso son muy importantes; hay que convenir con la familia cuánto tiempo de Internet tiene disponible cada miembro de la familia. Y también, si los papás tienen el tiempo, tratar de navegar junto con el hijo.

Lo primero para salir del problemas es darte cuenta que estás pasando muchas horas sin una relación interpersonal. Sobre todo, hacerte la pregunta ¿qué tanto afectaría tu vida el alejarte un poco de los temas por los cuales estás conectado?

Hay que hacer una valoración. Yo en cuanto me dí cuenta que en gran parte era por ocio, me asusté. Entonces lo que hice fue ponerme un horario: el correo lo checaba sólo una vez al día, empecé de nuevo a salir con mis amigos, yendo a museos y a paseos, a andar en bicicleta y a nadar en las mañanas, comenta Fernando.

Aunque él se refiere a cómo ayudar a las personas que pasan más de 120 horas a la semana frente a la computadora sólo por diversión, nunca están de más los consejos. Porque llegar a pasar 18 horas al día frente al computador es el extremo al que se puede llegar...

Te olvidas de comer, de dormir. Y regularmente empiezas a tener problemas de desinterés en el trabajo, en tu familia o apatía en la escuela.

La adicción a Internet es igual que el alcoholismo o la droga, ya que provoca dependencia y ¡hasta síndrome de abstinencia! Debemos aclarar que son adicciones psicológicas, no químicas.

En Estados Unidos este problema es frecuente desde hace varios años. En Latinoamérica, apenas se empieza a tratar este problema. En México aún no se conocen grupos de apoyo para quienes presenten esta alteración de la conducta.

Pero en Internet hay mucha información sobre todo esto, señala Fernando, quien últimamente se ha dedicado a advertir a los padres de familia sobre este nuevo y peligroso fenómeno.

E insiste: Lo que hay que tratar de hacer es reforzar las relaciones familiares con los hijos para guiarlos y enseñarlos a utilizar la computadora tan sólo como una herramienta, ya que el problemas es más fácil de adquirirse en niños y en personas jóvenes, por desinterés de los padres hacia con ellos.

¿Por dónde empezar... ?

Sin embargo, si usted detecta las siguientes actitudes, es recomendable acudir a un especialista:

- ¿Te sientes preocupado con Internet (pensamientos acerca de la última conexión o anticipas la próxima sesión)?
- ¿Sientes la necesidad de incrementar la cantidad de tiempo de uso de Internet para lograr la satisfacción?
- ¿Has hecho repetidamente esfuerzos infructuosos para controlar, reducir, o detener el uso de Internet?
- ¿Te has sentido inquieto, malhumorado, deprimido o irritable cuando has intentado reducir o detener el uso de Internet?
- ¿Te quedas más tiempo conectado de lo que inicialmente habías pensado?
- ¿Has perdido o puesto en peligro alguna relación significativa, trabajo, oportunidad educativa profesional debido al uso de Internet?
- ¿Has mentido a los miembros de tu familia, profesor, jefe u otros, para ocultar tu grado de implicación con Internet?
- ¿Usas Internet como un medio de evadirte de los problemas o de aliviar un estado de ánimo?



Por  Cristina Ferrer

Ver más artículos de Familia...