Momentos AlegresMomentos Alegres

Imagen JSF
••  - Oye, ¿Por qué estás aprendiendo francés?
- Porque acabo de adoptar a un niño francés recién nacido y necesito aprender su idioma, para cuando empiece a hablar.

La mamá a la hija:
- Cada vez que no me escuchas, me sale un cabello blanco.
- Mamá, ¿nunca te fijaste en mi abuela?

- Mamá, un pajarito te ensució el vestido.
- Vamos al templo, Raulito…
- Y ¿para qué, mamá?
- Para dar gracias a Dios que los elefantes no vuelan.

Un sacerdote les pregunta a tres de sus feligreses:
- ¿Qué es la fe?
- La fe consiste en ver lo que no vemos.
- La fe es creernos de todo lo que nos digan.
- La fe es lo que nos dio Dios, para poder entender lo que nos dicen los padrecitos.

Esta es la historia de una monjita olvidadiza.
Una monjita, Hermana Hilaria del Buen Consejo, llegó a confesarse.
- Acúsome, Padre, de 3 kilos de arroz, 4 de frijol bayo, un litro de aceite de cárcamo, tres jabones de estropajo y medio kilo de jamón.
- Pero, hermana, eso parece una lista de compras.
- Ah, padre, dejé mis pecados en el super.

Dos borrachitos cargaban un muerto.
Uno le dice al muerto:
- Eduardo, ¿por qué te fuiste?
El otro borracho le advierte:
- No te va a contestar.
- ¿Por qué?
- Porque no se llamaba Eduardo, sino Luis.

- Dime, Jaimito, el nombre de un personaje famoso que nadie conocía hace 50 años.
- Yo, señora maestra.

- ¿En qué se parece un médico malo al número 111?
- Pues, es que empieza con 1, sigue con 1 y acaba con 1.
Le pregunta un psiquiatra a un enfermo mental:
- A usted ¿no le toca oír voces sin ver a las personas?
- Sí, cuando me hablan al teléfono.



 

Ver más...