ArgentinaArgentina

HUELLAS DE CAMINANTES SCALABRINIANOS

Imagen JSF
SOLEMNIDAD DE SAN JOSÉ

Este año la solemnidad de San José será el 15 de marzo

Buenos Aires, 26 Feb. 08 (AICA)
La solemnidad de San José, que se celebra el 19 de marzo, pasará este año al 15 de marzo, según lo dispuso la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, debido a que en esta oportunidad coincide con el Miércoles Santo.

El cambio rige especialmente para los países o diócesis que lo veneran como patrono.

De acuerdo con las Normas del Año Litúrgico y del Calendario Universal, las celebraciones de toda la Semana Santa , entre las que se incluye el Miércoles Santo, tienen prioridad sobre cualquier otra y no se admiten en esos días las celebraciones de otras solemnidades o fiestas.

A su vez, como después de la Semana Santa viene la Octava de Pascua, de no adelantarse la celebración de San José la fiesta se perdería, ya que en ese tiempo tampoco se pueden celebrar otras fiestas y solemnidades.

Ese es también el motivo por el cual la solemnidad de la Anunciación del Señor se trasladó del 25 de marzo –primer lunes de la octava- al 31 DE MARZO.+


Patrono de la Provincia Scalabriniana San José
( Argentina, Chile, Bolivia y Uruguay )

" Cada envío de misioneros es una tácita pero elocuente apología de la divinidad de la Iglesia Católica. No es más que la repetición, o diré mejor, la continuación de la que hizo el divino Maestro cuando dijo a los Apóstoles:
" Vayan y enseñen a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo". Cada envío de misioneros atestigua además la admirable fecundidad e indefectibilidad de la misma Iglesia.
Son diecinueve siglos y más que esos envíos se suceden sin interrupción y tanto más parecen multiplicarse cuanto más se multiplican las persecuciones y las postasías. Y la Iglesia está aquí siempre joven y hermosa como el día en que nació. No es suficiente. Cada envío de misioneros nos predica en forma muy conmovedora la infinita misericordia de Dios y el valor infinito de las almas.
Dios para salvarnos descendió desde el cielo hasta la tierra, se hizo hombre, se sometió a la muerte y la muerte en la Cruz, y he aquí al misionero católico, a ejemplo de Jesucristo, abandonar todo lo que tiene de más querido (… ), exponerse a mil peligros, abrazar una vida de privaciones y de sacrificios para salvar una sola alma ".


Beato J. B. Scalabrini / 09 / 09 / 1981


Fue el 2 de febrero de 1946 en que la misión " sui juris " scalabriniana de Argentina fue dedicada a San José, título corroborado al formarse la provincia religiosa el 12 de julio de 1952.
Ciertamente la aplicación del nombre a San José se debe a la particular devoción de los scalabrinianos al padre legal de Jesús, al esposo de la Virgen María y al ecónomo de la casa de Nazareth.
Justamente en aquellos años, se quiso confiar la frágil situación financiera del nuevo organismo scalabriniano a la especial protección del jefe humano de la Sagrada Familia, veneración inculcada por el vicario general P. Francisco Tirondola, quien fue el promotor de la apertura de varios seminarios en Italia, Estados Unidos y Brasil, veneración incentivada a los jóvenes aspirantes misioneros con el recurso al santo a través de una gran campaña de rosarios , jaculatorias y sacrificios. El mismo P. Tirondola hacía implorar la protección del patrono de la Iglesia en ocasión de los bombardeos durante el último conflicto mundial.
Como consecuencia, cuando el superior provincial P. Antonio Mascarello procedió a la compra de la quinta " Tres Robles" del barrio Lago del Bosque de Merlo Norte, la sede del nuevo seminario menor fue dedicada a San José.
Hubo quién trató de simplificar el título de seminario Scalabriniano San José con Seminario Scalabrini, pero no logró por la oposición de la vieja guardia encabezada por el veterano P. Hugo Cavicchi. Y ciertamente San José desde que se puso la primera piedra no faltó en dar su protección.
Otra gracia especial de San José fue cuando se pudo ingresar desde la periférica parroquia de El Dorado de Uruguay a la ciudad de Montevideo. Se trataba de adquirir el club lindante con el Hospital Italiano a principios de 1967. No había plata y el P. Livio Dalla Paola, entonces, tiró en el jardincito una medallita de San José, que le había sido dada por una religiosa que a su vez la había usado para hacer adquirir la nueva nunciatura apostólica de Uruguay.
Al hacer el gesto el P. Dalla Paola dijo " No te voy a recoger, si no se concluye el negocio ". La medalla desapareció y alguno pensó que el santo se había cansado de hacer milagros, pero la Providencia facilitó pronto el ingreso en la nueva sede.
Fue mérito de la devoción al patrono universal de la Iglesia, si la provincia scalabriniana del cono austral sudamericano pudo salir del extremo subdesarrollo, con la apertura de Merlo y del Apostolado del Mar de Buenos Aires, con la construcción del edificio principal del seminario y del Santuario de la Madre de los Emigrantes de La Boca y del desarrollo de la Misión de Santiago de Chile, además de la apertura de Montevideo, todo entre 1965 y 1967. Siempre se vivió al día, al menos hasta el inicio de 1980, pero siempre al amparo de la protección de San José.
Y también en el nuevo siglo y con la grave crisis económica de Argentina, se hace actual la veneración hacia quien fue hombre justo, el esposo responsable, sobrio al máximo en palabras pero totalmente eficiente en dar protección y seguridad a Jesús y María, laborioso y al mismo tiempo modelo de vida interior, particularmente en la peripecia migratoria.
P. Luciano Baggio, cs

SAN JOSÉ

Patrono del Movimiento Laico Scalabriniano
San José de Chile, Argentina, Bolivia y Uruguay.

¿ Quienes somos ?

Somos personas que desde nuestra vocación bautismal, estamos dispuestos a vivir la dimensión del Reino en el mundo de la emigración según el espíritu del Beato Juan Bautista Scalabrini. Nos proponemos vivir la dimensión de la Iglesia como Pueblo de Dios en camino, testimoniando en ella valores de acogida, solidaridad y justicia, en el amor a Cristo, a Scalabrini, a la familia scalabriniana y el grupo en el que vivimos la realidad de los migrantes.

Nuestra Misión

El laicos scalabriniano se siente llamado por Dios a promover la evangelización de los inmigrantes mediante el testimonio de una vida cristiana vivida en la fe, en la esperaza y en la caridad con el anuncio de la Palabra de Dios según modos que les son posibles y propios. Dicho compromiso se hace aún mas necesario allí donde, debido a la lejanía o la dispersión de los asentamientos, los inmigrantes se encuentran desprovistos de asistencia religiosa. En estos casos, los laicos sc. se preocupan de buscarlos y llevarlos a la Iglesia del lugar, así como prestar ayuda a los religiosos misioneros y a los párrocos, para facilitarles los contactos con los inmigrantes.

Formación

Los laicos scalabrinianos tenemos una formación continua culturalmente y espiritualmente para cumplir con un servicio específico como agentes de pastoral. Por lo tanto está en oración tanto personal como grupal, además de llevar la guía de un religioso de la Congregación Scalabriniana. Deésta manera desarrollará una alta sensibilidad hacia el fenómeno migratorio y tendrá devoción havia el hermano migrante.

¿ Qué hacemos ?

El laico scalabriniano tiene compromiso de servicio y ayuda a los migrantes. Su principal tarea es concientizar y sensibilizar en la comunidad sobre el fenómeno migratorio y poder aportar soluciones a la problemática que se genera ya sea espiritual o material. Orienta e informa a inmigrantes indocumentados.

Testimonio

Mi estación de Milán.

Quizás desde niña lo viví porque mis padres migraron a Santiago del Estero peregrinando en carreta o en cuanto medio de transporte había. Oriundos de Catamarca, llegaron al norte de Santiago. Yo nací en un pueblo y me registraron en otro, luego pasé toda mi infancia en Añatuya.
A los veinte años me casé y emigré a Qintiliqui donde nació mi primer hija, luego de cuatro años viajamos al Chaco, norte de Santiago, donde nacieron tres de mis hijos. Nuestra permanencia en Roque Sáenz Peña fue de siete años y nuevamente por razones de trabajo de mi esposo tuvimos que viajar al sur de Buenos Aires, a Parque Patricios, donde permanecimos tres años.
Todo fue bueno, pero siempre sintiéndome extraña en un pueblo nuevo. Recorrimos muchas ciudades, pueblos chicos con costumbres diferentes.
Tuvimos que viajar apretados, en trenes que paraban mas de lo necesario, en las estaciones subían gente que iban a trabajar a las cosechas de algodón, con sus maletas cargadas de pocas pertenencias y los utensilios de cocina. Todo lo que tenían lo llevaban con ellos porque no regresaban por varios meses, con los hijos a cuestas.
Todo eso me llevó, cuando quedé sola, a ayudar con lo que puedo y tengo al hermano que sufre.
El hermano extranjero también pasa sus necesidades, distinto a las nuestras, pero sufre mas, por el hecho de que está lejos de su patria y seres queridos.
El Beato Juan B. Scalabrini vio a sus hermanos sufrir, peregrinando a otras tierras y se conmovió. Recurrió a su congregación para lograr darles algo que solucione los grandes problemas que pasaban sus hermanos.
La vida me enseñó a ser solidaria con mis hermanos, vecinos, mis hermanos bolivianos y paraguayos. Por lo tanto desde mi lugar de trabajo, comparto y colaboro con los migrantes indocumentados en el asesoramiento, para que consigan sus documentos, así evitan las multas o sea les doy la carta de pobreza para facilitar el trámite.
Quiero y admiro al Beato por su obra y con mi fe en Dios nuestro Señor, trato de cumplir con los mandamientos que Dios nos enseñó.

Ruperta Lydia Barrera
laica scalabriniana

Documentos

Todos somos Iglesia,
es tiempo de compartir
Carta de los Obispos
a cada uno de los católicos

Querido hermano, querida hermana:
Los Obispos te escribimos de nuevo, sobre la responsabilidad que compartimos.
Hace 10 años, entregamos la carta pastoral "Compartir la multiforme gracia de Dios", dirigida a cada uno de los católicos, sobre el sostenimiento de nuestra Iglesia.
Desde entonces, trabajamos con empeño y esperanza para que los bautizados vivamos a fondo la responsabilidad de sostener entre todos la gran familia de la Iglesia que formamos, y que quiere estar presente y acompañarte, en todos los momentos de tu vida.
Dios, nuestro Padre, nos ha compartido la riqueza de sus dones. Jesús, el Hijo de Dios y nuestro hermano, murió para salvarnos. El Espíritu nos da su fuerza para vivir el Evangelio y para llevar el mensaje de amor y salvación a nuestros hermanos. Vivamos nuestra fe con alegría y compromiso, poniendo nuestros dones al servicio de la comunión.
Tu persona es única e irremplazable, como lo es cada miembro de tu familia. Tu tiempo y tus talentos son necesarios para que tu comunidad tenga calor de hogar, y así pueda acoger a todos, especialmente a los más desprotegidos, pobres y sufrientes.
Por eso agradecemos tu entrega y tu esfuerzo, y te animamos a seguir ayudando en tu comunidad que tanto lo necesita, poniendo tus dones y tus bienes materiales al servicio de la obra evangelizadora.
Todos somos Iglesia, todos somos familia. Es tiempo de compartir lo que somos y tenemos para que el mensaje de salvación llegue a todos.
Que Jesús, Camino, Verdad y Vida, renueve nuestro corazón en la alegría y el amor que brotan de su Pascua.
Los obispos de la Argentina
Febrero de 2008, tiempo de Cuaresma, en preparación para la Pascua

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

La mujer ha sido tenida en cuenta de varias formas, desde varios sectores. por ejemplo, desde la Iglesia a través de la Carta del Papa Juan Pablo II a las mujeres; desde las Naciones Unidas que ha organizado la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer en Pekín.
En ambos casos se manifiesta la imperiosa necesidad de defender los derechos de la mujer en la sociedad, reconocer la " Igualdad existente entre hombres y mujeres", valorar la dignidad de la mujer y respetar su libertad, favoreciendo su crecimiento, su desarrollo e integración.
Pero todo esto entra en crisis, cuando mirando la realidad nos encontramos con la mujer rechazada, golpeada, ignorante, con la mujer – objeto, denigrada, con la mujer que debe trabajar como único sostén de la familia porque fue abandonada por su esposo o pareja o porque éste no encuentra trabajo o no quiere trabajar.
Si nos detenemos a observar solamente en la capital de la ciudad de Bs. As. veremos mujeres sentadas en las veredas, con sus niños pequeños, vendiendo cualquier cosa, o aquellas que deben caminar golpeando cada puerta para que le compren una caja de curitas.
Para ellas no existe el calor ni el frío, siempre están en cualquier lugar, a la espera de ganarse el día con la venta de sus productos. El sacrificio que realizan éstas mujeres supera la de otras culturas. Por ejemplo veremos paraguayas, bolivianas, argentinas pero nunca a mujeres asiáticas, parecería que aquellas llevan a cuestas los orígenes de la esclavitud, en cambio mujeres de países lejanos saben encontrar el camino de la prosperidad y respeto.

Me pregunto ¿ porqué las mujeres migrantes especialmente deben trabajar con incomodidades que superan la dignidad del hombre? Sé que insertarlas en la sociedad depende de los documentos que lleven encima, pero también sé que son mujeres humildes, con bajo nivel de educación y por lo tanto es prioridad para la mujer inmigrante formarla en lo que respecta al trabajo, el aspecto personal y todo lo que hace a no dar lástima al verlas en la calle casi llorando por el pan de cada día.
Quizás en un futuro no muy lejano, la mujer inmigrante pueda tener acceso a una educación para la sociedad y eso la habilite a tener igualdad de condiciones con respecto a mujeres de países asiáticos. Si bien el documento es el santo y seña para ser parte de un pueblo o ciudad, también la formación como ciudadana debería ser obligatoriedad por parte de laicos comprometidos con la Iglesia y por parte del estado para reducir conflictos con inmigrantes.
Quiero finalizar esta reflexión con un mensaje que nos aliente y que lo dijeron hace treinta años los Obispos del Concilio Vaticano II:
" Mujeres que sufren y que luchan, ustedes que tan a menudo, en el curso de la historia, han dado a los hombres fuerza para luchar hasta el fin, para dar testimonio hasta el martirio, ayúdenlos una vez mas a conservar la audacia de las grandes y nobles empresas, y la paciencia y el sentido de los comienzos humildes.
Mujeres que saben hacer la verdad dulce, tierna, accesible, transmítanlas en las instituciones, escuelas, hogares, en la vida de cada día ".
Huellas de caminantes scalabrinianos

Pastoral Migratoria

Esta experiencia pastoral en el norte grande tiene sus cimientos a fines del siglo XIX en pleno proceso de industrialización de la explotación salitrera, presencia que adquiere una dirección nítida en el espíritu de la Encíclica Rerum Novarum del Papa León XIII, para desarrollar respuestas evangélicas a los procesos económico-políticos y sus impactos en un emergente proletariado que venía madurando con una cultura sindical y de movilizaciones por sus derechos laborales y sociales. Todo esto se expresó con la presencia de los padres Oblatos, la constitución de la Juventud Obrera Católica (J.O.C.) y el Movimiento Obrero de Acción Católica (M.O.A.C.) en una instancia de solidaridad, acompañamiento fraterno y un compromiso por la justicia social.

En este mismo espíritu y herencia pastoral, entre 1981 y 1984, la Diócesis de Iquique comienza a dar sus primeros pasos en lo que respecta a la acción pastoral, bajo el concepto de un movimiento articulado por un grupo de sacerdotes y laicos comprometidos que tuvieron la colaboración y acompañamiento de Monseñor Alfonso Baeza, de la Pastoral Obrera del Arzobispado de Santiago, con el fin de dar respuesta urgente a la coyuntura política y social que se vivía en Chile con el Gobierno Militar, principalmente en lo referido al mundo de los trabajadores y sus necesidades de reorganización sindical para la defensa de sus derechos laborales y sociales.
Los inicios de la Pastoral Obrera en Iquique se vivieron en la Casa Parroquial de la Iglesia Catedral, cuyo párroco era el padre Franklin Luza Zañartu. Sin embargo, sólo en noviembre de 1984, por mandato de Monseñor Javier Prado Aránguiz se formaliza la constitución del departamento Laboral del Obispado de Iquique.
En 1986 se realizó la "Misión de los Trabajadores esperando la venida del Santo Padre Juan Pablo II"; por otra parte desde 1987 se llevaron a cabo once escuelas de verano de carácter formativo, fundamentados principalmente en la Doctrina Social de la Iglesia, Religiosidad Popular, Organización Sindical, Legislación Laboral, Comunidades Aymaras, Rol de la Mujer en la Sagrada Escritura y en la Sociedad y Organizaciones Poblacionales.
En 1990, frente a la migración femenina que venía dándose en la ciudad de Iquique se establece una Asociación Nacional de Empleados de Casas Particulares (ANECAP), y se adquiere una casa de acogida y de talleres de capacitación en respuesta a lo que con el tiempo se convertiría en la nueva estructura pastoral entre los migrantes. Este mismo año se da paso a una escuela permanente de capacitación y talleres formativos a los sectores sindicales y eclesiales en el nuevo contexto político nacional.
En los años 1989 y 1991 se desarrolla el Programa de Educación Cívica para la "Participación y la Democracia", conocido como el Programa Belén, el cual es respaldado por la Conferencia Episcopal Chilena y que, en la Diócesis de Iquique es apoyado institucional y pastoralmente por el entonces Administrador Apostólico Monseñor Ulises Aliaga. Finalmente en 1991 y 1992 coordina y asesora a un grupo de 180 personas del mundo del trabajo a través del Programa Especial para Trabajadores (P.E.T.), donde se encontraban las nuevas políticas de acceso a la vivienda social del SERVIU.

Nuestra Misión Eclesial está Inspirada en la Palabra de Dios
Con el espíritu de acoger a cada migrante como un hermano, la Pastoral de Migraciones de Iquique, por más de diez años ha acompañado, entregando un espacio de acogida, orientación, catequesis, capacitación, un comedor y una bolsa de trabajo, a todos los migrantes que lo han necesitado. Lo que da la fuerza en este caminar evangélico de todos los días, buscando nuevas formas de acompañarlos y animarlos.

Actividades:
Cada último domingo del mes, se celebra la misa del migrante con el acompañamiento de los padres Scalabrinianos del proyecto “Tres Fronteras”.
Diariamente en nuestra pastoral, se entrega almuerzo para migrantes de escasos recursos.
Como actividades permanentes, celebramos el Día del Migrante el primer domingo de septiembre; los días patrios junto a los migrantes de Perú, Bolivia, Ecuador y Colombia; la Fiesta Religiosa del Señor de Los Milagros el último domingo del mes de octubre, y la Navidad del Niño Migrante en Diciembre, gracias al generoso aporte de Laicos comprometidos..


UNA BANDERA PARA REFUGIADOS EN BUSQUEDA DE UN LUGAR EN EL MUNDO

Para la Jornada Mundial del Migrante del presente año, el mensaje de Benedicto XVI se centra en el tema de la integración de las familias que encuentran serias dificultades para la reunificación de los refugiados y refugiadas.

de Eduardo A. González


En Argentina, el 20 de junio recordamos el día en que murió el General Manuel Belgrano, creador de la bandera nacional. Por eso, esa fecha también se la conoce como Día de la Bandera.
En el ámbito internacional, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió que el 20 de junio se celebre el Día Mundial del Refugiado, extendiendo para todos los países lo que, hasta el año 2000, era el Día del Refugiado Africano.
Esta coincidencia lleva a buscar “una bandera para los refugiados”, de modo que quienes se ven obligados a buscar un nuevo lugar en el mundo, reciban la solidaridad de aquellos que se reconocen unidos bajo el pabellón celeste y blanco.
Por su parte, la Iglesia Católica dedica, desde el año 1914, un día del mes de enero como Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado, considerando tanto a quienes se trasladan de un país a otro por razones económicas y sociales, como a los que se ven forzados a causa de persecuciones políticas, religiosas o étnicas.
Según la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados, se considera refugiado a toda persona que se encuentra fuera de su país de origen, por causa de fundados temores de persecución debido a su raza, religión, nacionalidad, grupo social u opinión política y que, por causa de dichos temores, no pueda o no quiera regresar a él.
Hoy en día, un importante porcentaje de refugiados también huye de situaciones de conflicto interno y violaciones masivas de los derechos humanos. En otras palabras, los refugiados no sólo son víctimas de la discriminación y la intolerancia, sino también de las penurias causadas por los conflictos armados y sus devastadoras consecuencias para la población civil.
Los emigrantes salen de su país de origen por motivos personales, o en búsqueda de nuevas oportunidades y condiciones más dignas de vida. Los refugiados, en cambio, no eligen salir de su país de origen, sino que se encuentran obligados al drama de la huída porque la vida, la libertad, o la seguridad personal se encuentran amenazadas.

PUEBLOS SUFRIENTES EN PAISES EN CONFLICTO
El Alto Comisionado de las Naciones Unidas (ACNUR) es el responsable de organizar todos los servicios necesarios para los Refugiados del mundo. Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay son atendidos por una Oficina Regional.
En colaboración con las autoridades y otras instituciones no gubernamentales, participa en la integración de los refugiados en su nuevo destino y con el retorno voluntario a los países de origen cuando las condiciones de vida se han tornado más favorables. Para ello, además de orientar en los servicios públicos referidos a la situación legal, la salud, la educación y el conocimiento del idioma castellano, busca realizar acuerdos para posibilitar el conocimiento del idioma, la capacitación laboral y el acceso a la vivienda.
Desde su creación en 1985, ACNUR ha reconocido a 2.300 personas que llegaron a nuestro país, huyendo de persecuciones y guerras, y provenientes de más de cuarenta países de América, Africa, Asia y Europa. Un 38% son mujeres.
Por su parte, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) informa que el éxodo africano hacia Europa se produce por cuatro causas convergentes: la pobreza (el 40% de la población vive con menos de un dólar diario); el avance del desierto y la deforestación que empeoran las condiciones de vida; la facilidad en incorporarse al gran mercado de mano de obra ilegal; y finalmente, los conflictos constantes (guerras entre Estados o guerras civiles) que afectan a casi la mitad de los países.
Desde el punto de vista religioso y pastoral, se requiere que tanto los refugiados como los migrantes en general, cuenten con la compañía de quienes, procedentes de sus países de origen, puedan brindarles cercanía y ayuda en nombre de la comunidad creyente.
“La Iglesia contempla este mundo de sufrimiento y de violencia con los ojos de Jesús, que se conmovía ante el espectáculo de las muchedumbres que andaban errantes como ovejas sin pastor.
Esperanza, valentía, amor y también creatividad de la caridad deben impulsar el necesario compromiso humano y cristiano, para socorrer a estos hermanos y hermanas en su sufrimiento.
Sus iglesias de origen deben manifestarles su solicitud con el envío de asistentes de su misma lengua y cultura, en diálogo de caridad con las Iglesias particulares de acogida” (Benedicto XVI, 2006)
La Fundación Comisión Católica Argentina de Migraciones asume la tarea de contribuir a resolver los problemas que plantean estas delicadas situaciones, y es continuadora de la Comisión creada por el Episcopado en 1951 con el fin de atender a los refugiados e inmigrantes provenientes de la población sufriente y atemorizada, que como consecuencia del desastre europeo provocado por la Segunda Guerra Mundial, llegaba a nuestras tierras en busca de nuevas posibilidades.
Recuperada Europa, comenzó la inmigración de los países limítrofes, y en la década del ‘70 se acentuó la actividad con quienes buscaban protección ante la violación de los derechos humanos en los países del Cono Sur de América.
Convertida en Fundación, la Comisión Católica se encuentra actualmente dedicada, en el ámbito de los refugiados, a la atención de quienes provienen del Africa y de las zonas conflictivas de Europa.

La Fundación Comisión Católica Argentina de Emigraciones funciona en la calle Laprida 930 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, teléfono: +54(011) 4962-2663.
Sitio en Internet: www.migracionesfccam.org.ar

El Comité de Elegibilidad para los Refugiados (CEPARE) depende de la Dirección Nacional de Migraciones y atiende en Av. Antártica Argentina 1335, Edif. 1, 1° Piso de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. teléfono: +54(011) 4342-9496
Sitio en Internet: www.acnur.org

La Congregación de los Padres y Hermanas Scalabrinianos, fundada por San Juan Bautista Scalabrini, incorpora también a laicos y laicas que se comprometan con el servicio a migrantes y refugiados. Atienden en la parroquia Nuestra Señora Madre de los Emigrantes en Necochea 312, Buenos Aires, Tel. +54(011) 4361-5063

EL CORAJE DE LAS REFUGIADAS Y SUS FAMILIAS
Los temas del Día Mundial del Refugiado que se suceden año tras año, no pierden vigencia porque abarcan situaciones que no se agotan en un período breve ya que el significativo número de más de 11 millones de personas que se registra en el año 2004, es por sí mismo elocuente.
El tema del año pasado estuvo dedicado al coraje de los refugiados, destacando, según el testimonio de los trabajadores sociales que suelen acompañarlos, la fortaleza y la valentía de las mujeres, sobre todo en situaciones extremas.
Obligadas a huir de sus hogares ante el riesgo de perder la vida o la libertad, enfrentan el abrumador rigor de largos caminos que conducen al exilio, junto al acoso y el abuso sexual que puede darse en lugares aparentemente protegidos y seguros.
En medio del drama existencial, las mujeres desempeñan un enérgico papel protector, en audaz lucha por salvar la vida de sus hijos, por mantener sus familias lo más unidas posible y por conservar sus exiguas pertenencias. Pero esa tarea se endurece aún más en el país que brinda asilo, porque la mujer se encuentra, generalmente, en la situación de ser la única proveedora de su familia, y la responsable del cuidado de los ancianos y los niños.
Para la Jornada Mundial del Migrante del presente año, el mensaje de Benedicto XVI se centra en el tema de la integración de las familias que encuentran serias dificultades para la reunificación de los refugiados y refugiadas.
“En los territorios destinados a su acogida, junto a las dificultades logísticas, y personales, asociadas a los traumas y el estrés emocional por las trágicas experiencias vividas, a veces se suma el riesgo de la implicación de mujeres y niños en la explotación sexual como mecanismo de supervivencia. En estos casos, es necesaria una atenta presencia pastoral que, además de prestar asistencia capaz de aliviar las heridas del corazón, ofrezca por parte de la comunidad cristiana un apoyo capaz de restablecer la cultura del respeto y redescubrir el verdadero valor del amor.”

LA FAMILIA DE JESUS EXILIADA Y REFUGIADA EN EGIPTO
En el mismo mensaje, Benedicto XVI recuerda que el evangelista Mateo narra que, poco tiempo después del nacimiento de Jesús, José se vio obligado a salir de noche hacia Egipto llevando consigo al niño y a su madre, para huir de la persecución del rey Herodes (cf. Mt 2, 13-15).
“Comentando esta página evangélica, mi venerado Predecesor, el Siervo de Dios Papa Pío XII, escribió en 1952: «La familia de Nazaret en exilio, Jesús, María y José, emigrantes en Egipto y allí refugiados para sustraerse a la ira de un rey impío, son el modelo, el ejemplo y el consuelo de los emigrantes y peregrinos de cada época y País, de todos los prófugos de cualquier condición que, acuciados por las persecuciones o por la necesidad, se ven obligados a abandonar la patria, la amada familia y los amigos entrañables para dirigirse a tierras extranjeras».
En el drama de la Familia de Nazaret, obligada a refugiarse en Egipto, percibimos la dolorosa condición de todos los migrantes, especialmente de los refugiados, de los desterrados, de los evacuados, de los prófugos, de los perseguidos. Percibimos las dificultades de cada familia migrante, las penurias, las humillaciones, la estrechez y la fragilidad de millones y millones de migrantes, prófugos y refugiados. La Familia de Nazaret refleja la imagen de Dios custodiada en el corazón de cada familia humana, si bien desfigurada y debilitada por la emigración”.
La protección de refugiados y refugiadas forma parte de los derechos humanos y se convierte, además, en un reclamo que espera un compromiso solidario.
Iglesia hoy

FAMILIA HUMANA, COMUNIDAD DE PAZ

La guerra, con su estela de luto y destrucción, es considerada siempre y con razón una calamidad que atenta contra el proyecto de Dios, quien lo creó todo para que exista y que, en particular, quiere hacer del género humano una familia.

de Eduardo A. González


La familia ideal supone el encuentro de afecto, diálogo, comprensión mutua, respeto entre las generaciones mayores y las infantiles, los adolescentes posmodernos y los ancianos sesentistas.
En sentido opuesto, existen familias que se destruyen por rencores, celos, odios, disputas económicas, violencias ejercidas generalmente sobre las mujeres y los niños y niñas, abusos sexuales y crímenes.
Lo mismo ocurre en el planeta, desarrollado como la vivienda de la especie de los animales racionales, es decir, la familia humana.
La pertenencia a esa única familia originaria viene confirmándose con las conclusiones de los estudios del mapa del genoma humano, que tienden a demostrar la expansión de nuestros antepasados a partir de lugares muy concretos de la estepa africana, hace varios miles de años.
Pero, los antiguos escritos, llenos de simbolismos y tradiciones orales anteriores a su redacción, ubican casi desde el inicio los enfrentamientos entre ‘hermanos’. El ejemplo más conocido es el relato del asesinato de Abel en manos de Caín, en la versión recogida por los textos judíos que luego fueron recibidos por los cristianos en el libro del Génesis.

EL DRAMA DE CAIN Y ABEL EN EL RELOJ DEL DIA FINAL
Hace exactamente un año, se informaba que los científicos nucleares responsables del Reloj del juicio final habían decidido adelantarlo dos minutos, para advertir el aumento del riesgo de un desastre atómico.
El Reloj Juicio Final fue creado en 1947 por un grupo de investigadores entre los que se encontraba Albert Einstein, justamente dos años después de que Estados Unidos lanzara las primeras bombas atómicas destruyendo las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki.
La posición de las agujas horarios es decidida por el Directorio del Boletín de los Científicos Atómicos, en consulta con su consejo de patrocinadores, del que forman parte 18 científicos ganadores del Premio Nóbel.
Inicialmente, sus agujas marcaban las 23.53 horas, a siete minutos de la ‘medianoche’ del eventual Día Final, y desde entonces se adelantaron o retrasaron 18 veces, incluida la que se acaba de informar. En esta ocasión, los expertos han decidido adelantarlas dos minutos, de las 23.53 a las 23.55, lo que representa simbólicamente que el mundo está a cinco minutos del desastre planetario.
Las razones del cambio son las “crecientes preocupaciones sobre una segunda era nuclear marcada por graves amenazas”, señala el comunicado del grupo. “El reciente ensayo atómico de Corea del Norte, las ambiciones nucleares de Irán y la continua presencia de cerca de 26.000 armas atómicas en Estados Unidos y Rusia son síntomas del fracaso para solucionar los problemas de la tecnología destructiva del mundo”.
Un Caín planetario ya no puede excusarse con la pregunta: “¿Soy yo acaso el guardián de mi hermano?; porque ahora queda claro: él es también guardián de sí mismo. La inmolación del Abel planetario es la destrucción del asesino.

LA AMENAZA POR EL CAMBIO CLIMATICO
Existe una novedad en el informe publicado en el Boletín de los Científicos Atómicos al afirmase que los peligros del cambio climático, por su poder devastador, son casi tan graves como los de las armas nucleares.
“Como ciudadanos del mundo, tenemos la obligación de alertar a la opinión pública de los riesgos innecesarios que vivimos cada día, y de los peligros que prevemos si los gobiernos y las sociedades no actúan para inutilizar las armas nucleares y evitar un mayor cambio climático”, dijo el prestigioso científico británico Stephen Hawking.
En el mismo sentido, el presidente de la Royal Society de Londres y profesor de cosmología y astrofísica, Martin Rees, señaló que, aunque las armas nucleares siguen siendo “la amenaza más inmediata y catastrófica para la Humanidad”, el cambio climático “también tiene el potencial de acabar con la civilización tal como la conocemos hoy”.

UNA FAMILIA PLANETARIA
Los riesgos de la destrucción por estallido nuclear o por degradación ecológica muestran, aún desde lo negativo, que estamos ligados por una cadena de solidaridades, responsabilidades y mutuas dependencias. Como las fichas del dominó que los niños alinean en fila vertical y concéntrica, es suficiente el desequilibrio de uno, para que toda la formación se desplome. Somos familia por un común origen genético y por un evitable común destino trágico, pero además lo somos por una empecinada convicción de muchos pueblos que afirman la fraternidad universal.
El Concilio Vaticano II afirma que: “todos los pueblos forman una comunidad, tienen un mismo origen, puesto que Dios hizo habitar a todo el género humano sobre la faz de la tierra…
El mensaje cristiano ofrece una visión universal de la vida de los hombres y de los pueblos sobre la tierra, que hace comprender la unidad de la familia humana…
Esta unidad es más bien el resultado de aquel modelo supremo de unidad, reflejo de la vida íntima de Dios, Uno en tres personas… que los cristianos expresamos con la palabra comunión, y una fuerza moral y cultural de la libertad…
El mensaje cristiano ha sido decisivo para hacer entender a la humanidad que los pueblos tienden a unirse no sólo en razón de formas de organización, de vicisitudes políticas, de proyectos económicos o en nombre de un internacionalismo abstracto e ideológico, sino porque libremente se orientan hacia la cooperación, conscientes de pertenecer como miembros vivos a la gran comunidad mundial…
Por esta causa, será siempre necesario, por imperativos de la misma naturaleza, atender debidamente al bien universal, es decir, al que afecta a toda la familia humana” (Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, 432)

EL DIALOGO Y LA NEGOCIACION RESULTAN EXITOSOS
Un ejemplo concreto de cómo el diálogo, que se construye sobre la base de la comunidad de la familia humana, tiene resultados exitosos, lo brinda un informe del Human Security Center, publicado a fines del año 2006.
Allí se analiza la tendencia a que se ponga fin a los conflictos por medio de la negociación, evitando que una parte desbanque a la otra en combate. Entre el año 2000 y el 2005 no menos de 17 conflictos finalizaron gracias a una adecuada negociación de las partes, y sólo 4 por medios violentos.
Estos resultados, según el informe, confirman el éxito de los esfuerzos realizados en los últimos años para poner fin a los conflictos mediante negociaciones y fuerzas de pacificación, patrocinadas a menudo por las Naciones Unidas. Pero el Human Security Center comenta que los críticos de la negociación sostienen que con frecuencia ésta no hace más que proporcionar una pausa a los combatientes para prepararse a luchar más.
El informe responde a su vez: las negociaciones no son la causa de la prolongación de los conflictos, puesto que en muchas hostilidades ninguna de las partes es capaz de derrotar a la otra, por lo que la negociación es la única forma de resolver el tema.
Por otra parte, aunque sigue siendo demasiado prematuro un análisis definitivo de la situación, los acuerdos negociados últimamente aparecen mejor formulados y con mayor consistencia. En el periodo 2000-2005, sólo dos de los 17 acuerdos negociados no fueron exitosos.

COMUNIDAD HUMANA, FAMILIA DE PAZ
El lema propuesto para la Jornada Mundial de la Paz, que dice “familia humana, comunidad de paz”, puede ser equivalente en sus términos modificando ambos sujetos y ampliando su sentido: “comunidad humana, familia de paz”.
Con esta variante se destaca que la especie humana no aparece en la tierra como un conjunto de seres aislados, sino que surge en medio del entretejido de un espacio vital que le permite acceder a la alimentación, a la defensa de las agresiones de los animales, y a establecer relaciones con otros semejantes, ya sean sus iguales en los primeros grupos de convivencia o los hijos que se van reproduciendo en una cadena que llegará a nuestros días.
“El libro del Génesis muestra que el ser humano no ha sido creado aislado, sino dentro de un contexto del cual son parte integrante el espacio vital, que le asegura la libertad (el jardín), la disponibilidad de alimentos (los árboles y el jardín), el trabajo (el mandato de cultivar) y sobre todo la comunidad (el don de la ayuda de alguien semejante a él)” (Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, 428).
Por eso es posible descubrir en la Comunidad Internacional lazos de convivencia entre las naciones y los pueblos, basados en el derecho de cada una de las partes y de cada persona que los integran, pero con el proyecto de respetarlos no sólo en el nivel jurídico, sino a partir de los vínculos de concordia que parte de reconocerse familia humana.
Nyerero Julios Kambarage, gran luchador contra el colonialismo en Africa, Primer Presidente de Tanzania, actualmente en proceso de beatificación, concretó su filosofía política en un término muy extendido en su etnia: ujamaa, que significa extender a todos los hombres el valor de la solidaridad existente en la familia y en el clan regional.

Recogiendo huellas de una comunidad scalabriniana

Manos a la obra

Laicas sc. de la comunidad Nuestra Sra. de Pompeya de Bahía Blanca nos enviaron para compartir un proyecto hecho realidad : la creación del Centro Cultural Pompeya. Es un espacio de evangelización a través de la cultura, formación e integración, contando con la participación y apoyo de toda una comunidad. Tiene especial apertura a todas las colectividades.
Está programado para el transcurso del presente año organizar talleres de lectura infantil y cuentos, charlas sobre temas que hacen al cristiano, talleres de idioma italiano, taller sobre la problemática migratoria y hacer exposiciones.
Para los niños y jóvenes cuentan con una escuelita de fútbol y jockey, además de contar con el apoyo de las Señoras de la Asociación de Integración Argentino – Chilena y la Asociación Proyectos Los Andes que se dedicarán al taller de artesanías.

A continuación, los abjetivos del Centro Cultural Pompeya.

ESTATUTO DE LA ASOCIACION CIVIL : CENTRO CULTURAL POMPEYA

TITULO PRIMERO

DENOMINACION, DOMICILIO, OBJETO, CAPACIDAD.-

Art. I :

Bajo la denominación de CENTROCULTURAL POMPEYA queda constituida, con asiento en la calle Teniente Farías Nº 757 de la localidad de Bahía Blanca partido de Bahía Blanca , Pcia. de Buenos Aires, el 30 de Marzo de 2007 una Asociación de carácter civil que tendrá por objeto :
Constituirse en una Institución educativo-cultural básica, que en forma amplia, libre y pluralista ofrezca servicios y espacios para la consulta, el desarrollo de actividades culturales, de extensión bibliotecaria y de extensión de la lectura.
Concebirla y organizarla con el propósito de asegurar que la información, los libros y demás materiales o medios afines estén en permanente relación con la gente, gracias a una dinámica acción cultural, incorporación de nuevos servicios y tecnologías que satisfagan las demandas de un público heterogéneo.
Construir un verdadero espacio para las distintas colectividades ofreciendo un variado y rico acervo de bibliografía en distintos idiomas.
Canalizar los esfuerzos de la comunidad tendientes a garantizar el ejercicio del derecho a la información, fomentar la lectura y demás técnicas aptas para la investigación, la consulta y la recreación, y promover la difusión de la cultura y la educación permanente de la comunidad favoreciendo la toma de conciencia y la sensibilización cultural y social .
Creación, perfeccionamiento, divulgación y auspicio de las distintas disciplinas culturales: desarrollo de actividades recreativas y deportivas, manualidades, cursos, conferencias, talleres, etc.
Ser parte integrante del proceso educativo y considerar como usuario a todos los integrantes de la comunidad educativa.
Ofrecer servicios de aprendizaje, libros y otros recursos de información a todos los miembros de la comunidad escolar para que desarrollen el pensamiento critico y utilicen de manera eficaz la información en cualquier soporte y formato.
Crear y fomentar en los niños el hábito y el gusto de leer, de aprender y de utilizar las bibliotecas a lo largo de toda su vida.
Ofrecer oportunidades de crear y utilizar la información para adquirir conocimientos, comprender, desarrollar la imaginación y entretenerse.
Vincular el hogar y las familias con la comunidad educativa para apoyar, facilitar, cumplir y consolidar los objetivos del proyecto educativo
Estimular la obtención de becas destinadas a personas de escasos recursos y sobresalientes en el área educacional en las etapas primarias, secundarias y terciarias.
Bregar y promover acciones que tiendan a cuidar el medio ambiente y los espacios verdes, denunciar todo acto de contaminación de estos y recuperar en la manera de lo posible aquellos espacios ya contaminados.
Adherir dando cumplimiento a lo establecido por la Ley 23.351 y su Reglamentación aprobado por el PEN por Decreto 1078/90, como también a las demás disposiciones que en su consecuencia establezca la Comisión Nacional Protectora de Bibliotecas Populares, como así también por la Ley 9319 de la Pcia de Bs. As.

Mensaje ofrecido por Elena

Caminos de Madurez

A menudo escuchamos hablar de madurez y de inmadurez y seguramente más de alguna vez hemos sido juzgados inmaduros para nuestra edad.

¿ A qué se le asocia la palabra madurez ?
Quizás,…estabilidad, responsabilidad, experiencia, cumplir las expectativas de los demás, pérdida de espontaneidad etc. ….

Madurez dice relación a crecer, a dar pasos de libertad, a integración de nuestras habilidades y dificultades; a estabilidad en nuestra manera de estar presente en la familia, en el trabajo; a tener una postura positiva hacia la visa.

Una persona puede crecer en muchas direcciones diferentes, pero si quiere darle unidad y fecundidad a su vida debe elegir un eje de crecimiento, seleccionar las áreas a desarrollar y focalizar las energías vitales y esto es lo que nos da un estilo personal inconfundible.
No es verdad que estemos condicionados sólo por circunstancias externas. Cada uno de nosotros lleva en sí posibilidades y tiene que enfrentar riesgos, podemos dar pasos para integrarnos y crecer en libertad o bien podemos malograrnos.
Se trata de desplegar todo nuestro ser de manera que podamos gozar de nuestra propia originalidad y aportemos a otros en creatividad, en afecto, en sabiduría.

Reflexionar : ¿ Qué aspectos de mi manera de ser y de hacer considero más maduros ?

Algunas afirmaciones en torno a la madurez.

1. Es el resultado de un proceso donde vamos integrando habilidades y dificultades. Es un largo camino donde hay etapas, hechos que nos marcan, personas significativas.
A veces este proceso se detiene y es necesario ser ayudado para descubrir lo que está siendo un obstáculo.

2. La madurez no es una experiencia global. Estamos conformados por muchas dimensiones que van evolucionando ( simultáneamente ) unas más rápido, otras más lentamente.
Así nuestro desarrollo intelectual no siempre va acompañado por el desarrollo de nuestras habilidades emocionales, sociales, estéticas, religiosas, físicas, para la acción.
Si no estamos atentos y ayudados por otros podemos crecer de manera desarmónica o bien algunas situaciones de vida pueden alterarla integración de alguna de estas dimensiones.

3. La maduración no es un proceso lineal, sino con avances y retrocesos, con momentos de confusión y lentificación. Las crisis pueden ser una buena ocasión de re – evaluar, aprender y continuar el camino. Si no sabemos reconocerlas o las postergamos pueden dañar a otros.

4. La madurez no consiste en haber recorrido todo el camino, sino saber donde estamos, que nos queda por realizar. En el tema de la madurez, de la integración personal y social, siempre habrá dificultades y tarea por hacer.

Criterios de madurez

Hay un interrogante fundamental que cada uno tiene que responder: ¿ Para qué madurar ? qué es vivir ?
Para S. Freud el hombre normal es el que aprende a querer y a trabajar, dos tareas que duran toda la vida.

El querer y el trabajar son dos tareas básicas que condicionan y estructuran nuestra vida, nuestra manera de ser. Todos tenemos habilidad y dificultades en cada una de estas dos capacidades humanas pero a lo largo de la vida las armonizamos de manera distinta.

Se trata aprender a querer a las personas y de transformar las cosas. Desgraciadamente a veces alteramos el orden y amamos más las cosas que las personas o bien queremos transformar a las personas.
Otra dificultad es que hemos asignado prioritariamente la tarea de trabajar a los hombres, y la tarea de querer y mantener la familia a la mujer.

J. Liebman presenta cinco caminos a recorrer, cinco líneas de crecimiento para llegar a ser persona integrada, reconciliada consigo y con los demás.

1. Confiar en sí
2. Descentrarse de sí
3. Vivir de acuerdo a la realidad
4. Aprender a manejar mi impulsividad.
5. Aprender a vivir en interdependencia.

Por  Huellas de Caminantes Scalabrinianos de Argentina

Ver más artículos de Argentina...