EditorialEditorial

RESURRECCIÓN

Imagen JSF
RESURRECCIÓN

Esta noche sedienta yo me he preguntado
quién eres y quién eres.

Porqué es triste tu carne como un leño apagado
y porqué tienes llena la boca de alfileres.

Y despacio, esta noche yo te he separado
como un árbol de amor, de las demás mujeres,
y haciendo de mi sangre un agua he bautizado
con ella tus angustias y placeres.

Y le he dicho a la muerte que no puede matarme!

Y le he dicho a la vida que no puede vencerme!

Y le he dicho a la tierra que si logra enterrarme,
a donde ella me entierre tú irás a recogerme!

Y le he dicho a la nada que si logra apagarme,
tú, con tus grandes besos, volverás a encenderme!



Por  Jorge Debravo