EditorialEditorial

Jóvenes callejeros de la Fe

Imagen JSF
El próximo mes de diciembre se llevará a cabo la V JNJ (Jornada Nacional de la Juventud) en la Arquidiócesis de Guatemala. Se espera una gran participación de jóvenes de todas las diócesis y vicariatos del País.

PJ (Pastoral Juvenil) en Guatemala está viva. Personalmente lo noto cuando, en mis “excursiones” apostólicas, visito Grupos Juveniles de diferentes diócesis. Encuentro a muchos sacerdotes comprometidos en acompañar a l@s jóvenes; jóvenes, coordinadores de Grupos, que participan en cursos de capacitación para asesorar mejor; jóvenes que se esmeran en ofrecer a sus amig@s una variedad de actividades de crecimiento en la fe. En las reuniones y en los retiros se le da espacio a las dinámicas, al canto, a la oración… Los temas se enfocan sobre el crecimiento humano, grupal y espiritual. Además los grupos cooperan en las actividades de las Parroquias y tienen todo un espacio abierto al servicio de la pastoral social (visita a casas de ancianos, orfanatos, áreas marginadas…).

Papa Francisco así lo expresa: “Son muchos los jóvenes que se solidarizan ante los males del mundo y se embarcan en diversas formas de militancia y voluntariado. Algunos participan en la vida de la Iglesia, integran grupos de servicio y diversas iniciativas misioneras en sus propias diócesis o en otros lugares. ¡Qué bueno es que los jóvenes sean «callejeros de la fe», felices de llevar a Jesucristo a cada esquina, a cada plaza, a cada rincón de la tierra!” (Evangelii Gaudium n. 106).

Y siempre Papa Francisco :“En muchos lugares escasean las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. Frecuentemente esto se debe a la ausencia en las comunidades de un fervor apostólico contagioso, lo cual no entusiasma ni suscita atractivo. Donde hay vida, fervor, ganas de llevar a Cristo a los demás, surgen vocaciones genuinas. En las parroquias es la vida fraterna y fervorosa de la comunidad la que despierta el deseo de consagrarse enteramente a Dios y a la evangelización, sobre todo si esa comunidad viva ora insistentemente por las vocaciones y se atreve a proponer a sus jóvenes un camino de especial consagración”.

Yo me pregunto: “En nuestro Grupos Juveniles, ¿oremos por las vocaciones y sabemos despertar el deseo de consagrarse enteramente a Dios y a la evangelización, nos atrevemos a proponer un camino de especial consagración?”

Por  Padre Román, cs