EditorialEditorial

2015 "Año de la Vida Consagrada"

Imagen JSF
2015 "Año de la Vida Consagrada"

El Papa Francisco ha proclamado el 2015 "AÑO DE LA VIDA CONSAGRADA", Y LO HA HECHO CON UN GRITO: "alégrense!". "Alégrense, regocíjense, llénense de alegría... porque donde están los consagrados/as siempre hay alegría que nace de la certeza personal de ser infinitamente amados".

En su visita a Corea del Sur, el Papa Francisco recordaba a los Religiosos/as que: "La profunda certeza de ser amados por Dios está al centro de su vocación: ser para los demás un signo visible de la presencia del Reino, un anticipo de los gozos plenos del cielo. Sólo si nuestro testimonio es gozoso podremos atraer los hombres y mujeres a Cristo; y este gozo se alimenta de una vida de oración, de meditación de la Palabra de Dios, de la celebración de los Sacramentos y de la vida comunitaria. Esta alegría está enraizada en el misterio de la misericordia del Padre. Será un "reto" para ustedes hacerse "expertos" en la Divina Misericordia por medio de la vida en comunidad; porque es en la vida comunitaria que están llamados a crecer en la misericordia, en la paciencia y en la perfecta caridad. Y los consagrados deben ser hombres y mujeres capaces de despertar al mundo asumiendo el Evangelio como forma de vida"

Nuestro fundador, el Beato Juan Bautista Scalabrini, tenía en su corazón el "ideal" de dar "una familia para los migrantes en el mundo", por eso, invita a sus misioneros a "mantenerse unidos en la mente por la fe y en el corazón por la caridad". Porque la internacionalidad y la inculturación están grabadas en el corazón genético del ser Misionero Scalabriniano. Por este motivo, recordamos siempre que la vida en comunidad es nuestra forma profética de vivir la Misión en le mundo.

Les invitamos a acompañarnos durante el camino de este 2015 para conocer mejor el gran don de la vida consagrada, dejándonos guiar por la Palabra de Dios y el pensamiento del Beato Juan Bautista Scalabrini, a través de algunas frases significativas, que encontraran en cada una de nuestras revistas mensuales durante este 2015.

Les pedimos su oración diaria para que este DON sea aceptado con alegría en las familias, en las parroquias y en el mundo entero. Oremos por la Misión con los Migrantes, como dice El Beato J. B. Scalabrini "Me hice todo para todos, para ganar todos a Cristo. Ganar todos a Cristo, he aquí la constante, suprema aspiración de mi alma".

Deseamos que el Espíritu de Cristo resucitado, los ilumine y acompañe con el Evangelio presente en su vida diaria. Y sobre todo deseamos, que Dios los bendiga a cada uno de ustedes, en particular a los Jóvenes Sin Fronteras.

Por  Anónimo