EditorialEditorial

Dios es como el Azúcar

Imagen JSF
Dios es como el Azúcar

Un día, la catequista, queriendo saber
si todos habían estudiado, preguntó
a los niños quién podía explicar quién
era Dios. Uno de los niños levantó el brazo
y dijo:
-Dios es nuestro Padre. Él hizo la Tierra
y todo que está en ella; nos hizo hijos de Él.
La catequista, queriendo buscar más
respuesta, preguntó:
-¿Cómo saben que Dios existe si nunca
lo han visto?
La sala quedó en silencio.
Pedro, un niño muy inteligente, levantó
la mano y dijo:
-Mi mamá me dijo que Dios es como el
azúcar en mi leche que me prepara todas
las mañanas. Yo no veo el azúcar que está
dentro de la taza en medio de la leche, pero
si mamá no le pone nada, mi leche no tiene
sabor. Dios existe y está siempre en medio
de nosotros, sólo que no lo vemos. Si Él no
está, nuestra vida queda sin sabor.
La catequista quedó sorprendida con la
respuesta del niño, sonrió y le dijo:
-Muy bien. Acabas de enseñarme algo
más profundo que lo que yo ya sabía. Ahora
sé que Dios es nuestra azúcar y que todos
los días está endulzando nuestra vida.
Después, la catequista le dio un beso
al pequeño.
La sabiduría no está en el conocimiento,
pero sí en la vivencia de Dios en nuestra
vida. Te aconsejo que diariamente recuerdes
dejar que Dios endulce tu vida.

Por  Anónimo